Cómo escribir una receta que guste a Google

Facebooktwittergoogle_plusmail

¿Por qué los bloggers de cocina se empeñan en escribir una receta calcada a las de otros blogs? ¿Cómo demostrarle a google que la nuestra es diferente?

Deja la cuchara de palo y el delantal, cógete una birra y dale un buen trago, que empieza el show.

Para la mayoría de cocineros, una receta de cocina se basa en dos elementos: ingredientes y elaboración.

Eso está muy bien para cuando llamas con prisa a tu madre y le preguntas cómo se hace ese plato que no recuerdas.

En el mundo del blogging gastronómico, las reglas son otras.

Factores clave para escribir una receta

Gustar al algoritmo de google

Si lo que haces en tu blog no lo haces pensando en google, no existes. Esto es una realidad.

¿Qué te pide google a gritos? Veamos:

  • Escribe tu post con párrafos bien diferenciados.
  • Utiliza un esquema de niveles de encabezado.
  • Escribe gran cantidad de texto con gran calidad.
  • Sé original en tus redacciones.
  • Incluye enlaces a otras páginas de tu blog.
  • Consigue que te enlacen desde otras webs.
  • Utiliza los microformatos.

Demostrar tu conocimiento sobre la receta

Exprime tus conocimientos sobre la receta. 

Apóyate en la documentación que sea necesaria para nutrir de buena información al lector.

Contrasta recetas similares, compara sus variantes y analiza las bondades de unas y otras.

Diferenciarte respecto a otros bloggers de recetas de cocina

En el mundo de las recetas de cocina, es más fácil ponerse a hacerla que explicar cómo prepararla. Pero, ¿es lo mismo escribir una receta que contar todos los intereses que rodean a la misma?

Me explico.

Debemos enriquecer y dar valor a las recetas que escribimos en nuestro blog.

¿Cómo se hace eso?

Pues completando la elaboración culinaria con información útil, práctica y alternativa.

Queremos recetas todoterreno y polivalentes. Que nos sacien el hambre y el conocimiento.

No olvides poner tu tono, tu estilo de redacción y tu personalidad. Céntrate en el cómo. El qué es solo tu punto de partida.

Especialízate en un un nicho concreto. Elige un tipo de cocina o de comida y exprime todas sus variedades.

Dicho esto, te preguntarás ¿cómo consigo cumplir las 3 claves?

Escribir una receta de forma correcta te resultará más fácil con las pautas que te voy a dar.

Te voy a enumerar los apartados que deben aparecer en una receta:

  • Título de la receta
  • Datos importantes
  • Fotografía del plato
  • Tabla de contenido
  • Introducción
  • Ingredientes que componen el plato
  • Elaboración
  • Vídeo de la elaboración
  • Trucos culinarios
  • Alternativas a la receta principal
  • Información saludable
  • Cierre y llamada a la acción

A continuación te explico cómo debes afrontar cada uno de ellos.

Estructura de una receta de cocina

Título de la receta

Para empezar, escribir una receta pasa por poner un título diferente al del trillón de recetas que hay en internet.

¿Cómo consigues eso? Fácil.

Añade elementos complementarios al título más común.

Si la receta es “pollo al limón”, puedes nombrarla como “pollo al limón al estilo andaluz”.

Debe ser descriptivo en sí mismo para que la persona que lo lea se imagine cómo es el plato. Es bueno que aparezcan los ingredientes principales y la salsa o el modo de preparación (al horno, a la plancha, etc.). 

Datos importantes sobre la receta

Deben aparecer en la cabecera de la misma.Aportan valor al lector para que pueda saber de un vistazo si es la preparación que buscaba o no. Es importante convencer al lector a primera vista.

La información a incluir es la siguiente:

  • Duración de la preparación. Es el tiempo medio necesario para realizar el plato en cuestión.
  • Dificultad de realización. Se suele establecer una de las 3 opciones: fácil, media o difícil.
  • Época del año. Los lectores suelen buscar recetas con productos de temporada: otoño, invierno, primavera o verano.
  • Número de raciones o comensales. Esto es el número de raciones que contiene la receta con la cantidad de ingredientes utilizada para la misma.
  • Información nutricional. Muchos usuarios buscan la información de macronutrientes para adaptar las recetas a sus dietas y actividad diaria.

Debes presentarlo como datos, sin desarrollarlos ni explicarlos. Ten en cuenta que el objetivo es que sean fácilmente escaneables con la vista.

Fotografía del plato

En este ámbito, esto es casi un deber. Puede haber una o varias.

Si hay una, que sea del resultado final de la receta y que aparezca al principio del post, para atraer la atención del lector.

Si hay varias, que sean de las distintas partes del proceso de elaboración y del resultado final. ¿Alguien duda que comemos por los ojos? (y eso que no tenemos dientes en las pupilas, juas, juas!).

fotografía del plato

Características de una buena foto:

  • Ha de ser de calidad. Esto es, no pixelada, no con poca luz y no de cualquier manera. Yo siempre recomiendo que la fotografía sea con luz natural, la diferencia es brutal.
  • Una fotografía propia sería perfecto. Cualquier smartphone actual consigue unas instantáneas con una calidad notable.
  • Si la fotografía no es nuestra, obtenerla de un banco de imágenes reconocido.
  • Respetar la licencia de la foto. Nombrar el autor de la misma cuando sea necesario.

Tabla de contenido

Se trata de un índice del contenido de la entrada. Con ello consigues 3 beneficios:

  1. Facilitar la navegación al lector dentro de la entrada.
  2. Estructurar el contenido del post.
  3. Contribuir a la interacción del usuario con el mismo. Al buscador le da confianza una página que tiene interacción por parte del usuario. Además disminuirá la tasa de rebote de la página.
  4. Mejorar el SEO. Google reconoce la tabla de contenido y muestra un snippet ampliado y mejorado con elementos de la misma. Con esto, consigues mejor aspecto en los resultados de búsqueda y se puede traducir en más clics recibidos.

Introducción

Si eres un cocinero al estilo Karlos Arguiñano, seguro que podrás contar algún chiste o animar la receta con alguna anécdota relacionada.

Si eres más purista, puedes incluir algún fragmento de la historia de la receta o su origen (pero entonces no molarás tanto como el campechano de Karlos).

Ingredientes que componen el plato

Aquí está la materia prima de nuestra receta.

Apunta cuidadosamente las cantidades de los alimentos que vas a utilizar. Usa unidades de medida comprensibles y fáciles de medir. Sé lo más exacto posible para que tu lector pueda reproducir la elaboración de la manera más parecida.

¿Qué formato utilizar? El formato lista es ideal en este caso. 

Te aconsejo que los enumeres en orden de utilización durante la preparación.

Si la receta lleva una salsa, intenta agrupar los ingredientes de la misma por un lado y el resto por otro.

Elaboración

Si has conseguido que el lector llegue hasta aquí, date por satisfecho, pero no acaba aquí tu trabajo.

Todo lo contrario.

Es aquí donde tienes que dejar los pasos claramente diferenciados y lo suficientemente concretos para que sean fáciles de leer y comprender.

Utiliza un párrafo por paso.

Utiliza un lenguaje legible, con palabras sencillas y un estilo directo, sin marear la perdiz. El cocinero que lea la elaboración, quiere ir al grano en este punto. Seguramente está mirando este post a la vez que cocina. ¡No dejes que se le queme el sofrito por tu culpa!

Vídeo de cómo hacerla

Otro caprichito que le damos al señor google.

El tipo de contenido que está de moda es el vídeo y, si haces uso de él, te beneficiará en posicionamiento en buscadores. La araña que rastrea los blogs estará encantada de encontrarlo.

Si el usuario que lee el post no tiene ganas de buscar cómo se hace el plato y prefiere que se lo vayan dictando, es mejor que tengas un buen vídeo incluido en tu entrada.

Con el formato vídeo incrustado en tus entradas, además de cubrir a lectores, cubres al público que prefiere los recursos multimedia.

Trucos culinarios

Seguramente alguna parte de la elaboración se puede hacer de varias formas. Siempre deberías intentar recomendar la más fácil o la que mejor resultado dé.

Alternativas a la receta principal

Nadie dijo que sólo había una manera de preparar un plato.

En cada post, debes de dar las bases para realizar la comida que pretendes enseñar pero que nadie crea que es la única. Estoy seguro de que eres creativ@ sin fronteras.

En lugar de eso, muestra distintas formas de conseguir un resultado parecido. Recomienda combinaciones de ingredientes diferentes que sean también válidas.

Además, debes saber que hay gente con inconvenientes culinarios. Escribe alternativas para celíacos, diabéticos, intolerantes a la lactosa, etc. Si tienes conciencia de las patologías de algunas personas, escribe para ellas formas adaptadas a sus necesidades.

Información saludable

Son tips de salud relacionados con el plato que has descrito. La cocina sana es una tendencia que se mantiene en el tiempo.

Los nutricionistas y las personas cada vez toman más en consideración los principios de la alimentación saludable. No dejes escapar la oportunidad de contribuir a ello en tus posts. Puede ser el punto que marque la diferencia entre tu blog y el de otra persona que no lo tiene en cuenta.

Cierre y llamada a la acción

Por último, tras escribir una receta, puedes sugerir otras formas de presentación del plato y hacer los últimos comentarios o hacer algún apunte más.

No olvides de pedir a tus lectores que comenten, pregunten dudas o compartan el post en redes sociales.

Para concluir, te voy a dar tres consejos más:

  • No escribas una receta con hambre. No terminarás de escribir y acabarás en la cocina jalando.
  • Compara tu receta con otras similares. Puede que te ayude a completar cosas que se te pasaron. Revisa que la redacción no sea igual que la tuya, google te estará vigilando en ese aspecto.
  • Comenta tus recetas en otras similares de otros blogs amigos aportando más valor, es muy bueno colaborar con otros bloggers.

No sé qué piensas después de este artículo, pero yo te recomiendo que te tomes un licor de hierbas. Aquí hay mucho que digerir.

No escribas luego lo que tu receta te pide ahora.

Intenta ponerlo en práctica y cuéntame qué tal te ha ido. Espero tus comentarios y sugerencias.

Si crees que el post puede ser útil para tus amig@s, compártelo en tus redes sociales.

Facebooktwittergoogle_plusmail